sábado, 5 de diciembre de 2015

El Gran Norte (1): La ciudad que se mueve

Hace unos años, la empresa en la que trabajaba sufrió los estragos de la crisis económica. Fueron tres años de sufrimiento y noches sin dormir hasta que, al final, la empresa tuvo que cerrar. Durante ese período hubo días malos, y días aún peores. Y en esos días desastrosos, me relajaba pensando que huía de todos los problemas refugiándome en la soledad de los bosques árticos del norte de Suecia. Cuando cogía el coche, tenía ganas de no detenerme y conducir hacia el norte, hasta una ciudad, remota, gélida y con un nombre evocador.
 
Aquellos días tan duros, cuando mi mujer me veía cabizbajo y preocupado me preguntaba: "has tenido un Kiruna Day?".


Bosques y nieve. Nieve y Bosques. Y de vez en cuando, algún lago. De hecho, si no fuera porque tiene que evitar los lagos, la carretera E45 que lleva hasta Kiruna, podría ser completamente recta durante decenas de kilómetros. Todo el recorrido es muy plano; sólo alguna pequeña ondulación del terreno rompe, puntualmente, la monotonía de la ruta. Aunque estamos a más de 100km al norte del Círculo Polar Ártico, no dejamos de estar en Suecia y, por tanto, la carretera está en perfectas condiciones. No os voy a engañar, viajar en coche hasta Kiruna no tiene nada de aventura, incluso en invierno.


Pero bien diferente debía ser cuando la ciudad se fundó. Desde tiempos remotos, los Sami (conocidos también con el malnombre de Lapones) ya conocían la existencia de yacimientos de hierro en la zona. Pero la inaccesibilidad del lugar hizo que la actividad minera no comenzara hasta la segunda mitad del siglo XIX. En la época sólo había cientos de kilómetros de bosque, sin caminos ni nada que se les pareciera.

A pesar de esta situación tan remota para los estándares del siglo XIX, como os decía, la actividad minera se había iniciado. Las cantidades de hierro que se extraían eran tan ingentes, que pronto, el sistema tradicional para transportar el hierro hacia la civilización quedó obsoleto. Hasta entonces, la extracción de hierro se desarrollaba en verano, y en invierno se cargaba el mineral en trineos que, tirados por renos, transportaban el hierro hacia el sur. Entre 1899 y 1902 se logró terminar la línea férrea que unía, Luleå (en el golfo de Botnia), Kiruna, y Narvik (en el Océano Atlántico, ya en territorio noruego). Con la llegada del tren, se procedió a ordenar las barracas que hacían de casas para los mineros de la mina Kiirunavaara, y se decidió fundar un pueblo. Para el nombre optaron por recortar el nombre finlandés de la montaña donde estaba la mina, Kiirunavaara y lo dejaron en Kiruna: los suecos eran capaces de pronunciarlo, y para Sami y finlandeses (con lenguas con un parentesco lejano) podía tener un sentido ya que en Sami, "Giron" significa "perdiz blanca".



Durante aquellos primeros años de los siglo XX, la población creció rápidamente y la producción minera se disparó. En 1907, la ciudad ya disponía de tres líneas de tranvía (el tranvía situado más al norte de todo el mundo), pero las condiciones de vida seguían siendo muy duras para los habitantes de Kiruna. Hasta el año 1926, la ciudad estaba aislada por tierra. , estaba el tren. Pero en tren sólo se podía llegar hasta Luleå y de allí tomar un barco hacia el sur. Y en invierno, olvidaros porque Báltico estaba helado. La otra opción era el tren hasta Narvik, en Noruega, pero entonces, la vuelta que había que dar en barco era impresionante. Así, en 1926 se terminó la carretera que conectaba Kiruna con el resto de Suecia.

Malmbanan, la línea férrea del hierro

El momento más complicado de la ciudad, sin embargo, fue durante la segunda guerra mundial. Suecia era un país neutral, pero la Alemania nazi dependía del hierro de las minas de Kiruna. El gobierno sueco hizo lo que pudo para no provocar ni a nazis ni a aliados y tratar de quedarse al margen del conflicto. Sin embargo, el ejército colocó, explosivos y un destacamento en cada uno de los puentes que conectaban con la Noruega ocupada por los nazis. Si los nazis hubiesen intentado invadir Suecia, todos los puentes habrían volado por los aires. Hubiese servido de algo? Sinceramente lo dudo, pero algo había que intentar.

Las historias de los sitios relacionados con la minería suelen estar escritas siempre en pasado; minas abandonadas y pueblos fantasma recuerdan, en la mayoría de casos, que otros tiempos fueron mejores. Pero Kiruna es una excepción; y qué excepción!

Un precioso "día" en Kiruna a las 2h de la tarde.


A media mañana de un agradable día de invierno en Kiruna

La explotación va a todo trapo. Los yacimientos son de una rentabilidad excepcional y cada vez que se agota una de las minas, se encuentra otra cerca. De hecho, la producción está asegurada por muchos años y, si se quisiera, se podría aumentar la producción anual mucho más, pero la empresa hace tiempo que decidió ir avanzando gradualmente.


La ciudad es una potencia económica. La región de Norrbotten es la segunda más rica de Suecia, apenas por detrás de Estocolmo, y todo se debe, en gran parte, a las minas de hierro. En Kiruna sólo viven 18.000 habitantes repartidos en una gran extensión. Y a pesar de su reducida población, la ciudad dispone de muchos y buenos servicios. Es pues, un lugar ideal donde aislarse del mundo pero de una manera controlada: "Vivo en un lugar remoto pero si se me acaba el Nyponsoppa, el delicioso jugo de rosa mosqueta, bajo un momento al súper para comprar más!". Ay, pero! Sólo hay un problema (si no hubiera problema, no habría post!), Y es este:



Pues sí; la misma mina que dio vida en la ciudad de Kiruna, ahora amenaza con destruirla. El crecimiento de la mina por el subsuelo está llegando justo debajo de la ciudad y, lógicamente, los edificios corren el riesgo de hundirse por las grietas y movimientos generados en las galerías de extracción del hierro.
Todo el centro histórico ("histórico" de hace sólo 100 años, pero histórico, al fin y al cabo), el ayuntamiento, la famosa iglesia de madera de Kiruna, y gran cantidad de edificios serán tragados por la mina. Pero ya sabéis que los suecos son gente previsora (a veces demasiado, véase el post de Visingsö) y, como la rentabilidad de la mina bien lo vale, han decidido ... mover la ciudad!

La iglesia de Kiruna

El Ayuntamiento con la famosa torre del reloj.

Ya lo tienen todo planificado y, para 2040, todas las partes afectadas de la ciudad (más del 50%) se habrán desplazado a la nueva localización, a 3 km. de la actual. La nueva Kiruna ha sido diseñada por dos despachos de arquitectura que ganaron el concurso que convocó el ayuntamiento de la ciudad: los suecos White Arkitekter AB y los noruegos Ghilardi + Hellsten Arkitekter. Los proyectos se corresponden con lo que sería esperable del urbanismo y el diseño nórdicos: un centro de ciudad denso, con preponderancia de calles sólo para peatones, preeminencia del transporte público y todo orientado a la sostenibilidad. Sólo los edificios singulares de la ciudad y entre ellos, lógicamente la iglesia de madera, se desmontarán y se trasladarán pieza a pieza a su nueva posición.


  

El resto, sin embargo, será todo nuevo. Y este punto fue el más polémico al inicio delproceso: Imaginaos que sois los orgullosos propietarios de una casa con jardín en Kiruna y, de repente, en 2004, os dicen que dentro de unos años será derribada . Los precios de la vivienda, que debido a la potente economía de Kiruna y su mina, siempre iban hacia arriba, quedan estancados de golpe. La empresa minera os compra la casa a precio de mercado antes de desalojaros pero .... desde que se sabe que tu casa está afectada, su valor es mucho más bajo! Así pues, LKAB, los propietarios de la mina, decidieron incrementar los precios de compra en un 25% para permitir que la gente no perdiera (tanto) poder adquisitivo y se pudieran comprar una nueva vivienda en la nueva Kiruna.
La futura Kiruna
Para acabar de redondear el proyecto, a los gestores del traslado les ha salido la "vena IKEA", es decir, el "Construyaselo usted mismo!". Así, en el diseño de la nueva ciudad, se ha previsto un edificio, el "Kiruna Portal" que será una especie de tienda comunal donde los habitantes encontrarán materiales de las casas derribadas y que podrán re-utilizar en la construcción de las nuevas viviendas!

Kiruna Portal
Toda la operación costará unos 3.740M de coronas suecas, unos 400M , asumidos todos por la empresa LKAB. Imaginaros pues el gran negocio que supone esta mina de hierro. Pero que no os extrañe; la mina Kiirunavaara, y la mina anexa Luossavaara producen el 90% del hierro de Europa. Con el producto que saca LKAB de Kiruna se podrían construir 6 torres Eiffel ... cada día!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada