domingo, 5 de abril de 2015

Nya Sverige: una colònia exòtica en América

El continente americano fue colonizado por los europeos en su totalidad. No quedó rincón que no fuera colonizado por alguna potencia europea. Básicamente, el continente se lo repartieron entre españoles e ingleses con algunas concesiones, en algunos casos de tamaño considerable, en Portugal (el actual Brasil), Francia (Quebec, Guayana, Luisiana y algunas islas del Caribe), Holanda (Surinam e islas caribeñas) y Rusia (Alaska).



El pasado 29 de marzo se cumplieron 377 años de la creación de una colonia americana por parte de un país sin ningún tipo de tradición en Ultramar: ¡Suecia!


Durante el s. XVII Suecia vivía su momento de máximo esplendor. El territorio sueco se extendía también por Finlandia, Estonia, Letonia, Polonia, Alemania y Rusia. Pero aún así, comparado con los imperios británico, español, francés u holandés, no dejaba de ser un imperio modesto y esto quedaba patente en el coste que tenían los bienes importados de las Indias. Los productos como las especias, el tabaco, o las pieles tenían una gran demanda en Europa en aquellos tiempos. y Suecia no era una excepción. Pero, como el comercio estaba dominado por las potencias coloniales, todas las mercancías debían pasar por Rotterdam, La Rochelle o Portsmouth y, por tanto, el precio que tenían que pagar los otros países europeos, como Suecia, era mucho más elevado.



Los rey de Suecia Gustavo Adolfo y su hija, la reina Cristina se propusieron poner fin a esta situación. Y eso sólo se podía hacer yendo directamente al origen de los productos y estableciendo colonias. Con este fin, la corona creó Nya Sverigekompaniet, la Compañía de Nueva Suecia, encargada de financiar y organizar las expediciones, y posteriormente explotar las colonias.

Gustavo II Adolfo de Suecia
Christina de Suecia


















Pero eso no era suficiente. Si hacemos un símil futbolístico podríamos decir que los suecos ya tenían el equipo, pero les faltaba el entrenador. Y para jugar contra los más grandes, había que hacer un fichaje estrella. Así pues, a golpe de talonario ficharon al flamenco (es decir, belga) Peter Minuit. El tal Minuit fue el responsable de una de las compras más sonadas que se conocen; el 24 de mayo de 1626 fue capaz de comprar a la tribu de los Lenapes la isla que ahora se llama Manhattan, por el equivalente actual de 2.600$!

Peter Minuit "de compras" por América

Finalmente, la expedición, liderada por Peter Minuit, zarpa a finales del 1637, desde el puerto de Gotemburgo, con dos barcos: el Fogel Gripe y el Kalmar Nyckel. El destino: la Bahía de Delaware, entre los estados actuales de New Jersey, Pensilvania y Delaware. La idea era que este punto de la geografía norteamericana permitiría iniciar un comercio con Europa de tabaco y pieles. Peter Minuit, que antes había estado trabajando por el gobierno holandés, sabía que, a pesar de establecerse en la zona de Delaware, teóricamente bajo control de los holandeses, en ese momento Holanda tenía unas tropas puramente testimoniales en Norteamérica.

Una reproducción del Kalmar Nyckel


El 29 de marzo de 1638, la expedición sueca llegó a la bahía de Delaware y los colonos desembarcaron en un punto que actualmente se denomina con el original nombre de Swedes' Landing (Desembarco de los suecos). Y en esa zona fundaron el primer asentamiento; un fuerte llamado Fort Christina, en honor de la reina de Suecia. A continuación, Peter Minuit se embarcó de vuelta a Estocolmo para recoger más colonos para la colonia de Nya Sverige. Pero el destino es cruel, y el mar aún más; Peter Minuit murió en el viaje de vuelta por culpa de un huracán que azotó sus barcos.

Fort Christina

Durante los siguientes años, 14 viajes desde Suecia transportaron 600 colonos, principalmente suecos y finlandeses, y se establecieron 4 nuevos asentamientos, Fort Nya Göteborg, Fort Nya Elfsborg, Fort Nya Korsholm y Fort Trefaldighet. A diferencia de la madre patria donde la corona y, sobre todo, la iglesia, imponían un ambiente opresivo, en las colonias de Nya Sverige se respiró siempre un ambiente de libertad. Así pues, por ejemplo, Nya Sverige era el único lugar del imperio sueco donde había libertad religiosa, en lugar del protestantismo obligatorio en la metrópoli.


El año 1655, 17 años después del desembarco de Minuit y sus colonos, la Segunda Guerra del Norte, que en Europa enfrentaba lituanos y polacos contra suecos, provocó que los holandeses, aliados de los primeros, atacaran y conquistaran Nya Sverige desde las colonias holandesas de New Amsterdam. El Gobernador holandés en América, Peter Stuyvesant (sí, el mismo que ahora tiene una marca de cigarrillos con su nombre) lideró una rápida campaña que puso fin al efímero imperio sueco de ultramar. Eso si, Stuyvesant decretó que las colonias capturadas mantendrían sus libertades y sus privilegios. Todo esto duró hasta que los ingleses conquistaron toda la zona, terminando con las especificidades de los suecos-americanos y, de paso, rebautizando New Amsterdam con un nombre un poco más inglés: ¡New York!

El gobernador holandés Peter Stuyvesant

El legado que dejó la presencia sueca en los futuros Estados Unidos de América fue bastante escaso: algunas iglesias a lo largo del valle del río Delaware, y un pueblo de la zona llamando Christiana. ¡Eso es cuanto pudieron hacer en tan sólo 17 años! Parece ser que el legado más importante que dejaron los colonos fue la técnica finlandesa de construir casas de bosque de madera!

Los siglos siguientes, Suecia continuó intentando construir un imperio de ultramar sin muchos resultados. Sin embargo, tuvieron algunas posesiones más durante unos pocos años, esta vez en aguas caribeñas:

  • Tobago: En 1733 intentaron sin suerte invadir la Isla de Tobago (de las actuales Trinidad y Tobago). Salieron humillados y derrotados por los nativos.
  • Saint Barthelémy: el actual paraíso turístico cayó en manos de la corona sueca en 1784 por la letra pequeña de un tratado de paz. La colonia prosperó gracias a que los suecos convirtieron el puerto de la Isla en puerto franco especializado en ...¡Contrabando! Al cabo de 4 años revendieron la posesión a Francia.
  • Isla Guadalupe: Como resultado de los tratados de las Guerras Napoleónicas, los suecos obtuvieron la francesa Isla de Guadalupe desde 1813 hasta 1814, es decir ... 15 meses.


Algunas calles de Saint Barthélemy conservan todavía su nombre en sueco


En fin, los que me conocen saben mi debilidad y admiración por el pueblo sueco pero hay que reconocer la creación de imperios nunca fue su fuerte! Quién sabe si las cosa podráin haber terminado así...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada